Indiana University Bloomington

Indiana Prevention Resource Center (IPRC)

Mes de la toma de conciencia del conducir borracho y drogado

En el 2013, un estimado de 24.6 millones de americanos de 12 años o mayores --- 9.4 por ciento de la población--- ha usado droga ilícita en el mes pasado (NIDA, 2015).  Esta cifra incluye marihuana.  En el mismo año, “17.3 millones de americanos (6.6 por ciento de la población) eran dependientes del alcohol o tenían problemas relacionados a su uso del alcohol” (NIDA, 2015).  Aunque el conducir borracho es siempre debido a los efectos del consumo de alcohol, conducir drogado puede involucrar sustancias ilegales tales como la heroína, o medicamentos de prescripción legal tales como los sedantes. Aquí en el Indiana Prevention Resource Center (IPRC), nuestra meta es informarle acerca de cómo el conducir borracho y conducir drogado son  similares en sus efectos adversos, pero únicos en sus diferencias.

De acuerdo con el National Highway Traffic Safety Administration, conductores con niveles de concentración de alcohol en la sangre (BAC) de 0.08 por ciento o más altos estuvieron involucrados en más de 9000 choques fatales en el 2010 (NHTSA, 2012).  Los jóvenes adultos (entre 21 – 24 años) tuvieron muchas probabilidades probables de estar involucrados en un choque relacionado con el alcohol, con 34% de accidentes fatales en este grupo de edad involucrando alcohol (NHTSA, 2012).

La siguiente ilustración es del National Institute on Drug Abuse, Conducir drogado en adultos mayores

Similar al consumo de alcohol, la marihuana también afecta al conductor.  “Un ingrediente activo en la marihuana, -9-tetrahudracannabinol (THC), ha sido encontrado estar asociado con un más pobre desempeño al conducir, tiempos de respuesta más largos, y velocidad de conducción más baja, de manera que dependiendo de la dosis así es la respuesta (Ronen, et al, 2013; Brady, 2013).  Los efectos de combinar dosis moderadas de alcohol y dosis moderadas de marihuana resultaron en un dramático descenso en la capacidad de conducción y un incremento en el nivel de discapacidad de 0.4 BAC (alcohol solo) a discapacidad comparable hasta 0.14 BAC (alcohol y marihuana combinados)” (Ronen et al, 2013).  La marihuana es hoy permitida para usos médicos en 23 estados y para uso recreativo en tres estados y el Distrito de Columbia pero hay, a la fecha, poca investigación en el efecto que la legalización tendrá en los porcentajes de conducir afectado; de acuerdo con los Centers for Disease Control and Prevention, hay políticas efectivas disponibles que pueden reducir el conducir borracho y drogado (CDC, 2015a)

En Indiana están permitidos los puntos de chequeo de la sobriedad, permitiendo a la policía detener brevemente los vehículos para ver si el conductor está afectado (CDC, 2015b).  La policía puede detener a todos o a cierto porcentaje de conductores y hacer una prueba de aliento si el conductor parece estar intoxicado.  La policía puede suspender la licencia de un conductor cuya prueba está en el límite legal (BAC) o por encima o a quien se resista a la prueba (CDC, 2015b)

Estas políticas han sido efectivas en reducir el conducir borracho o afectado entre los jóvenes y adultos. De acuerdo con SAMHSA, ha habido un sostenido descenso desde 14.2 por ciento en 2002 a 10.9 por ciento en 2003 (SAMHSA, 2015).  La siguiente tabla ilustra el descenso de conducir bajo la influencia de 2002 a 2003.

En un esfuerzo para mitigar el conducir borracho o drogado en su comunidad, aquí están algunas sugerencias de SAMSHA y NCAPDA (2015):

  1. Encuentre y haga equipo con otros miembros de su comunidad que estén preocupados acerca del abuso/mal uso de la droga y el alcohol.
  2. Contáctese con recursos que son de mucho apoyo y cree estrategias acerca de las oportunidades para la campaña de concientización.  Envíe cartas de apoyo a las tiendas minoristas, al periódico local, padre(s) o guardianes (vea adjuntos).
  3. Si en su ciudad/pueblo no hay alguno o suficientes sitios de prescripción de drogas/de entrega, trabaje con su departamento de policía local para establecerlos.
  4. Conducir competencias de videos, poster, camisetas, etc.,  orientadas a la juventud local, para comprometer a los estudiantes y generar consciencia.
  5. Apoyar un “Pep Rally” en la escuela media o secundaria y tener una caminata usando gafas de borracho.

La biblioteca del Indiana Prevention Resource Center (IPRC) tiene recursos adicionales para ayudarle a combatir el conducir drogado y borracho en su comunidad.  Para mayor información, por favor visite nuestra página web en www.drugs.indiana.edu. Del staff del Indiana Prevention Resource Center, Saludos navideños y Feliz Año Nuevo!

 

Bibliography

Brady, J.E. & Li, G. (2013), Trends in alcohol and other drugs detected in fatality injured drivers in the United States, 1999-2010, American Journal of Epidemiology, 179(6), http://doi.10.1093/aje/kwt327, 692-699.

Centers for Disease Control and Prevention (2015a). Injury Prevention and Control: Motor Vehicle Safety. What Works: Strategies to Reduce or Prevent Drunk Driving. Retrieved from http://www.cdc.gov/motorvehiclesafety/impaired_driving/strategies.html on December 3, 2015.

Centers for Disease Control and Prevention (2015b). Sobering Facts: Drunk Driving in Indiana. Retrieved from http://www.cdc.gov/motorvehiclesafety/pdf/impaired_driving/drunk_driving_in_in.pdf on December 3, 2015.
National Highway Traffic Safety Administration (2012). Traffic Safety Facts (2012). http://www-nrd.nhtsa.dot.gov/Pubs/811606.pdf

National Coalition Against Prescription Drug Abuse (2015). Get Involved: Communities. Retrieved from http://ncapda.org/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=42&Itemid=75.

National Institute on Drug Abuse (2015). Drug Facts: Nationwide Trends. Retrieved from http://www.drugabuse.gov/publications/drugfacts/nationwide-trends on December 7, 2015.

National Institute on Drug Abuse (2015). Drugged Driving in Older Adults. Retrieved from http://www.drugabuse.gov/publications/drugfacts/drugged-driving on December 4, 2015.

Ronen, A, Gershon, P., Drobiner, H., et al. (2013). Effects of THC on driving performance, physiological state and subjective feelings related to alcohol. Accident and Prevention, 40(3), 603-934.

Substance Abuse and Mental Health Service Association (2013). Sample Letters to Community Stakeholders and the Parents, Retrieved from http://www.drugs.indiana.edu/repository/CSAP_PFP_ActionGuide.pdf pp. 162-165.

Substance Abuse and Mental Health Service Association (2015), Figure 3.5: Driving Under the Influence of Alcohol in the Past Year among Persons Aged 12 or Older: 2002-2013. Retrieved from http://www.samhsa.gov/data/sites/default/files/NSDUHresultsPDFWHTML2013/Web/NSDUHresults2013.htm#fig3.5 on December 3, 2015.



By Julius Lee (Translation by Guillermo Martinez) 12/30/2015